Muy Profundo, Ana Coello

De todos los libros románticos que he leído en mi vida, este sin duda se tiene que llevar la medalla de oro. No es solo una historia de amor con final feliz, es toda una montaña rusa de emociones durante toda la lectura.

Ana Coello se caracteriza por su narrativa amigable con el lector, y sus historias son la mayor parte del tiempo de 10, y esta no es la excepción.

Muy Profundo es la historia de Kyana Prados y Liam Russell, dos adolescentes de dieciocho años que, a pesar de sus diferencias, se enamoran sin poder evitarlo.

Todo bien hasta ahí.

La parte interesante empieza cuando se descubre que la familia Russell, llena de importantes políticos y abogados, es también una familia llena de prejuicios, odio, racismo y más odio. ¿Por qué es esto importante? Porque Kyana es mexicana. Es primordial recalcar que la novela se centra en Myrttle Beach, una ciudad de Carolina del Sur en Estados Unidos.

Kyana y su madre, Irina, llegaron a Estados Unidos cuando Kyana era muy pequeña, vivieron por muchísimo tiempo en Los Ángeles y Kyana nunca tuvo que lidiar con problemas de racismo, y bueno, es entendible puesto que Los Ángeles presenta una cantidad considerable de extranjeros, no solo mexicanos. Podemos decir que la diversidad cultural es mucho más extensa que en Myrttle Beach, un lugar mucho más pequeño que Los Ángeles y como también uno podría imaginar, más conservador.

Luego de intentos fallidos por mantener su relación en secreto, Kyana y Liam se ven forzados a enfrentar el “lo que dirán” no solo en la escuela sino también en sus respectivas familias.

Liam Russell al principio se presenta como un personaje que vas a odiar, pero rápidamente amas con locura. Es el capitán del equipo de Fútbol Americano, estúpidamente atractivo y excelente para las matemáticas, no tanto para Literatura, lo que lo fuerza a llevar tutorías individuales con alguien que su profesor le ha nombrado, y ese alguien es Kyana, una chica simple pero muy bonita que ha llegado a Myrttle Beach gracias al ascenso en el trabajo de su madre. Con mucho odio, al principio Kyana se encuentra reacia a la idea de tener que dejar su vida en Los Ángeles, hasta que le informan que podrá seguir trabajando como tutora, justo como hacía en su antigua escuela. Kyana es una estudiante ejemplar, con cierta fascinación por la Literatura, y es eso lo que la lleva a ser la tutora personal de Liam Russell, o como su maestro le informa “Un caso difícil”.

Desde el primer momento en que se ven, Liam y Kyana generan una especie de odio que poco después se convierte en un amor tan puro y fuerte que cuesta realmente trabajo creerlo.

Kyana conoce a un grupo de amigos que la quieren y ayudan en todo lo que pueden, lo que no sabe es que ese mismo grupo de amigos, en algún momento del pasado, también lo fue de Liam, y por ciertas circunstancias (una chica) se dejan de hablar y se declaran la guerra sin más. Gracias a esto, Kyana se siente entre la espada y la pared debido a su amor incondicional por Liam y el cariño que le tiene a sus amigos.

Lo que me gusta de esto es que este tipo de problemas son tan infantiles que calzan a la perfección con la madurez de los personajes, todos unos niños de dieciocho años, con preocupación tales como pasar los exámenes finales y entrar a universidades importantes. Nada fuera de lo común. Hasta entonces, lo que se piensa es que la novela narra el amor de dos adolescentes y listo.

Es aquí en donde Ana Coello me ha sorprendido una vez más, con estos giros que nadie se espera y que, por supuesto, me deja con el corazón en la mano todo el tiempo.

Si bien sabemos, los padres de Liam son políticos muy importantes en el país. Tienen demasiado poder e influencia y eso los ha llenado de veneno y odio, Liam era como ellos hasta que Kyana aparece, haciéndolo cambiar y reflexionar al respecto, pero como le habían advertido a Kyana anteriormente, los latinos, en especial mexicanos, no son muy bien vistos por ellos, y es aquí en donde la parte inesperada ocurre.

La madre de Liam, Samantha, contacta a Kyana para “conocerse” y lo que ella desconoce es del plan que Samantha idea para separarla a ella de su hijo.

El poder y la influencia que los Russell tienen, le permite a Samantha no solo manipular la información personal de Kyana y su familia, sino también extorsionarla para abandonar el país y nunca más volver bajo la amenazada de que algo realmente malo le podría ocurrir a ella, su madre e incluso a su familia en México. Kyana le cree cada palabra, ya que unos días antes del encuentro con Samantha, sufre un accidente automovilístico causado por la misma.

Esto es lo que hace que Kyana deje a Liam sin decirle una sola palabra de lo sucedido por miedo a que algo malo pueda ocurrirle a su familia y a él, haciéndolo creer que el amor que sentía por él ya no existía e incluso que lo había engañado con alguien más.

Así es como Kyana desaparece sin dar rastro por nueve años.

Tras tomar la decisión de irse a Monterrey y vivir con la familia de su padre, Kyana se convierte en un fantasma. Sin sentimientos, con constantes ataques de pánico y paranoia. Se la pasa estudiando y trabajando como una adicta, de ese modo, consigue ser ascendida en su empleo en tres ocasiones y así, llegar a tener uno de los mejores puestos como Diseñadora, una carrera con la que jamás soñó y se vio forzada a estudiar.

Es aquí, en Monterrey y muchos años después de Liam, que conoce a Santiago Urrutia, un ejecutivo de la empresa en donde labora desde hace dos años como Diseñadora y con el que ha tenido la oportunidad de trabajar codo a codo. Santiago no es Liam, y eso es algo que Kyana tiene muy presente, y es que después de nueve años, ella sigue amándolo con cada fibra de su ser, pero Santiago logra empezar a abrir de a pocos esa coraza que la cubre desde hace tanto tiempo. Todo iba genial en esta segunda vida que le ha tocado vivir, hasta que su madre tiene un accidente automovilístico dejándola en cama con varios huesos rotos, y una fuerte depresión, obligándola a, después de nueve años, volver a Myrttle Beach.

Justo en esta parte del libro, ya mis nervios no podían más, la necesidad de que se encontrara con Liam era tal que necesité detener mi lectura unos segundos, respirar profundamente y continuar.

Myrttle Beach no ha cambiado mucho, pero Kyana siente que está retrocediendo en el tiempo sin poder hacer nada al respecto. Incluso, cuando llega a la playa en donde ella y Liam comenzaron su relación y solían pasar mucho tiempo juntos, es distinta, pues hay ahora una casa en medio. Sin importarle nada, ella entra a la playa y toma asiento en la arena observando el paisaje de manera melancólica, hasta que él aparece como caído del cielo.

Debo decir que veía venir el encuentro, lo que no venía venir era el odio con el que Liam la recibe y me dolía demasiado leer y saber que él no tenía idea alguna del problema de Kyana y su madre, (montaña rusa de emociones).

Si bien, hay una final feliz, hay que aceptar que es un final sumamente difícil de obtener. Honestamente en un punto de la lectura llegué a pensar que jamás llegaría, y Kyana se vería forzada a vivir una vida que no quiere por siempre, pero afortunadamente el final feliz, aunque complicado, llegó.

La historia de Liam y Kyana es una historia llena de altibajos, odio, amor, complicaciones, momentos felices, tristes, peligrosos, etc…

Es sin duda, un libro del que es simplemente imposible aburrirse y del que Ana Coello DEBE de sentirse orgullosa, porque DIOS MIO, QUE NOVELA MÁS BUENA.

Recomiendo cada palabra, cada línea y cada página de este libro, porque es sin duda una historia simple convertida en todo un drama increíble.

¡Al librero de favoritos!

Logo

10/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s